Consejos para la batería del coche

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La batería es como el corazón del coche, ese pequeño y constante impulso que mantiene nuestro coche con vida. 

La batería es un acumulador de energía cuya función principal es poner en marcha el motor del vehículo. La acumulación de energía se realiza por medio de un proceso químico entre dos placas de plomo y un líquido llamado electrolito formado por agua y ácido sulfúrico.

En baterías con mantenimiento es importante comprobar el nivel del electrolito en cada uno de los seis vasos que debe estar un centímetro por encima de la parte más alta de las placas. En caso contrario será necesario añadir agua destilada hasta alcanzar el nivel correcto. Es muy importante no utilizar agua del grifo porque contiene minerales que interfieren en las reacciones químicas y dañan a las placas.

No es necesario añadir ácido porque no se evapora como el agua, sino que permanece en el interior del vaso.

La reacción química que se produce en la batería genera energía eléctrica y además es reversible. Alimentando a la batería con una determinada tensión se consigue recombinar los elementos químicos para regenerar la carga de la batería. Todo este proceso de carga y descarga origina un desgaste de las placas internas. Éste se acelera si el nivel del electrolito desciende por debajo del mínimo, se utiliza la batería con poca carga o se realizan procesos de carga muy rápidos.

El desgaste de las placas crea desprendimiento de material que se deposita en la parte inferior del vaso originando un cortocircuito entre las placas. Esta avería se conoce como “vaso comunicado” y se detecta al aparecer burbujas en el vaso cuando se somete la batería a un esfuerzo prolongado (arranque del vehículo). El cortocircuito entre las placas origina la rápida descarga de la batería que puede suceder en muy pocos minutos.

Para mantener una batería en buen estado es necesario evitar que el nivel del electrolito descienda por debajo del mínimo. Realizar una carga si presenta síntomas de falta de energía en el momento del arranque del motor. Una batería pierde un 0.24% de su carga cada día que no se pone en marcha el vehículo.

Evitar las cargas rápidas, no debiendo utilizar intensidades mayores del 10% de la capacidad de la batería. Una batería de 12 voltios y 75 Ah deberá cargase a una intensidad máxima de 7.5 amperios.

Otro punto importante en el mantenimiento de la batería consiste en el estado de los bornes de conexión con la instalación eléctrica. Los vapores de ácido sulfúrico pueden llegar hasta los bornes y terminales creando una capa de sedimentos que atacan al material de los mismos. Para eliminar esta capa de sedimentos se recomienda utilizar solamente agua en abundancia. Para prevenir estos depósitos de sulfato, aplicar en los bornes y terminales algún tipo de grasa o vaselina. Se tendrá especial precaución con el agua que cae en el compartimento del motor porque puede depositarse en algún hueco y atacar a la chapa del vehículo.

La unión entre los bornes de la batería y los conectores de la instalación eléctrica del vehículo debe mantenerse lo más limpia posible para evitar que aparezca resistencia entre ellos. Un pequeño valor de resistencia origina un peor arranque del vehículo y un descenso de la eficacia del sistema de alumbrado y es la causa de importantes fallos en los sistemas electrónicos del vehículo.

Las baterías sin mantenimiento no se pueden abrir fácilmente porque el proceso químico no es idéntico al de las baterías con mantenimiento. El agua necesaria para el proceso químico es generada con los elementos químicos de las placas. Por este motivo los vasos no necesitan agua y la batería no debe ser abierta.

El mantenimiento de estas baterías se reduce a la comprobación del estado de sus bornes y a evitar su carga rápida.

En caso de no utilizar el vehículo durante un largo periodo de tiempo se recomienda desmontar la batería y realizar cargas periódicas (una cada mes) para evitar que se descargue completamente. Una descarga completa de la batería origina un rápido deterioro de las placas, reduciendo su vida útil.

¿Qué es una batería de libre mantenimiento?

Los acumuladores de las baterías están fabricados a base de plomo con adición de pequeñas cantidades de otros materiales. La diferencia entre las baterías sin mantenimiento, las de bajo mantenimiento y las de tipo convencional es el material con el que se combina el plomo. A las de tipo convencional se le añade al plomo entre un 5 y un 6% de antimonio, las de bajo mantenimiento entre un 2 y un 3,5 % y en las de libre mantenimiento se ha sustituido el antimonio por calcio y plomo o calcio y selenio.

Las baterías con antimonio aceptan corriente después de alcanzar la plena carga. Esta sobrecarga origina la evaporación del agua del electrolito y consecuentemente se requiere la reposición del mismo.

¿Puede descargarse una batería estando en reposo?

Las baterías se autodescargan aun estando en reposo. La intensidad de la autodescarga depende de la temperatura del entorno, siendo más rápida en lugares calurosos, donde pueden durar sin instalar apenas cuatro meses. Por el contrario, en lugares más frescos la descarga se produce de manera más lenta.

¿Cuánto tarda en descargarse una batería en reposo?

Las baterías sin mantenimiento, a una temperatura ambiente media, pierden diariamente un 0,15% de su carga.

El envejecimiento de la batería acelera el proceso de autodescarga.

Por norma general, por cada 10 º C que aumente la temperatura el porcentaje de autodescarga de la batería se duplica.

¿Por qué explotan las baterías?

Durante el proceso de carga de la batería se produce la descomposición del agua en sus componentes oxigeno e hidrógeno (que es un gas fácilmente inflamable). Si la carga se realiza en un espacio cerrado con escasa ventilación, se producirá la acumulación de este gas y será suficiente con una pequeña chispa para provocar la combustión del mismo.

¿Qué es el electrolito de una batería?

El electrolito es el fluido que circula entre las placas de los acumuladores de la batería. Consiste en una solución de ácido sulfúrico en agua destilada.

¿Se puede agregar agua mineral a la batería?

Cualquier adición de agua que no sea destilada supondrá una disminución de la conductividad del electrolito y como consecuencia una disminución del rendimiento de la batería así como una degradación prematura de esta.

¿Por qué algunas baterías libre de mantenimiento tienen tapones extraíbles?

Normalmente las baterías de este tipo vienen selladas y no disponen los clásicos tapones. Aun así, algunos modelos conservan los tapones pues si se produjera un fallo en el regulador de carga, la batería recibiría corriente en exceso y el agua se consumiría rápidamente, lo cual obligaría a la reposición agua destilada hasta el nivel preconizado.

¿Qué pasa si el nivel del electrolito es bajo?

Si el nivel del electrolito es bajo, significa que parte del agua se ha evaporado, en consecuencia la concentración de ácido en el electrolito es superior al normal, produciéndose un daño por corrosión sobre las placas de los acumuladores que produce el envejecimiento prematuro de la batería.

¿Por qué hay baterías a las que se les sulfatan los bornes?

La disminución del nivel del electrolito, provocada por la evaporación del agua, obliga a reponer esta con frecuencia y provoca la sulfatación de bornes y otras partes de la batería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.